Los Retos asociados al desarrollo de software

Los retos asociados al desarrollo de software

Image Source: FreeImages

El desarrollo de software es un reto. El entorno es rápido, siempre cambiante y cargado de riesgos. Los equipos de desarrollo tienen que crear productos que satisfagan las necesidades de los usuarios y, al mismo tiempo, llegar a tiempo y dentro del presupuesto. Requiere un alto grado de colaboración para mantener los proyectos en marcha. Y es el tipo de trabajo que exige mucha atención y concentración. Estos retos son universales para los desarrolladores de software, independientemente de su función específica o de la empresa para la que trabajen.

Plazos, plazos ajustados y plazos imposibles

Los plazos son el motor número 1 del estrés y la ansiedad. No sólo se esperan en todos los proyectos, sino que suelen ser imposibles de cumplir. Como resultado, las expectativas y los niveles de estrés aumentan rápidamente. Después de más de quince años en el sector del software, puedo decir que muchos plazos no son realistas. Los plazos están pensados para romperse porque son imposibles de cumplir. Es raro que encuentres una excepción a esta regla. He visto a la dirección imponer plazos irreales en los proyectos, y luego enfadarse y frustrarse cuando no se cumplen. Esto crea un ambiente de trabajo muy estresante. La mejor manera de gestionar los plazos poco realistas es negociar. Hay que ser honesto sobre el tiempo necesario para hacer el trabajo y no hay que tener miedo de rechazar la petición de hacer cosas poco realistas.

Solicitudes interminables

El flujo constante de solicitudes de las partes interesadas puede ser agotador. Parece que siempre hay otra reunión, otro correo electrónico y otra persona que desea tu atención. Y a menudo parece que te interrumpen cada pocos minutos. Es difícil mantener la concentración, producir un trabajo de calidad y salir adelante cuando te tiran constantemente en diferentes direcciones. Las partes interesadas quieren conocer y comprender el trabajo que se está haciendo, pero a menudo no entienden el esfuerzo y el tiempo que se necesita para crear un software. Esto puede causar frustración y provocar muchas interrupciones. Siempre que sea posible, hay que protegerse del aluvión de peticiones. Esto te permitirá centrarte en el trabajo y llevarlo a cabo. Al mismo tiempo, no quieres ser grosero ni ignorar a la gente. Quieres crear una barrera que te separe de las constantes interrupciones, pero no quieres ofender a nadie. Quieres ser lo más educado posible, pero también quieres mostrar que estás ocupado y necesitas algo de espacio.

El riesgo está en todas partes

Todos los proyectos tienen riesgos, pero algunos son mayores que otros. El desarrollo de software es uno de los tipos de trabajo más arriesgados. Hay muchas cosas que pueden salir mal y es difícil predecir el impacto de que esas cosas salgan mal. La causa principal del alto riesgo es la naturaleza desconocida del software. El producto no existe hasta que los desarrolladores lo crean. Hay muchas incógnitas cuando se desarrolla un software y esto conduce al riesgo. Hay mucha incertidumbre y riesgo de que el código no funcione como se espera, el producto no cumpla las expectativas, los usuarios tengan una mala experiencia o el proyecto no se complete a tiempo. La mejor manera de gestionar el riesgo es entenderlo. Hay que entender los riesgos asociados al proyecto y la probabilidad de que se produzcan. También hay que saber cómo afectarán los riesgos al proyecto si se producen. Hay que saber cómo abordar cada riesgo y cómo mitigarlo. Esto le permitirá comprender mejor los riesgos y tomar medidas para reducir el impacto si se producen.

La colaboración es la clave

El desarrollo de software es un proceso complejo que requiere mucha colaboración. Diferentes equipos de una organización tienen que trabajar juntos para crear un producto. Los desarrolladores de software tienen que colaborar con los propietarios de los productos, los analistas de negocio, los diseñadores, los arquitectos y los departamentos de TI, entre otros. En muchas organizaciones, los desarrolladores tienen que trabajar con equipos remotos, lo que añade complejidad al proceso. Hay diferentes maneras de enfocar la colaboración. Por ejemplo, se puede trabajar de forma muy acoplada, donde todo está estrechamente integrado. O se puede trabajar de una forma poco acoplada, en la que las cosas son más independientes y están menos conectadas. O se puede hacer algo de ambas cosas. Sea cual sea el enfoque que adopte, tendrá que gestionar las expectativas. Todo el mundo debe saber de qué es responsable y de qué son responsables los demás. Hay que asegurarse de que todo el mundo sabe lo que el equipo está tratando de lograr y lo que se espera de ellos. Hay que hacer que la colaboración sea lo más fácil y fluida posible. No quiere que la colaboración sea una fuente de estrés o ansiedad. Hay que reducir al mínimo el número de reuniones, correos electrónicos y otras comunicaciones. También quieres asegurarte de que las herramientas y los procesos son eficientes y están bien diseñados.

Demasiadas horas y demasiado trabajo para muy poca gente

El desarrollo de software es una tarea desafiante, compleja y exigente que requiere mucha atención y concentración. Suele ser una profesión altamente cualificada que requiere creatividad e innovación. También es un trabajo muy duro. Los desarrolladores suelen trabajar muchas horas, se dan cuenta cuando están en la oficina y están disponibles cuando no lo están. Construir software suele ser una tarea complicada. Requiere precisión, atención al detalle y un enfoque lógico para resolver los problemas. A menudo requiere concentración, creatividad e innovación. Requiere mucha potencia mental y no deja mucho espacio para otras cosas. Se espera que los desarrolladores estén disponibles cuando se les necesite. A menudo se espera que estén en la oficina cuando no están trabajando en algo. Se espera que respondan a las preguntas, que estén disponibles para las reuniones y que respondan a los correos electrónicos siempre que se envíen. Esto significa que hay muy pocas horas al día en las que los desarrolladores no estén trabajando.

Conclusión

Los retos son la norma en el desarrollo de software. Los plazos son irreales, las solicitudes interminables, el riesgo está en todas partes, la colaboración es compleja y hay demasiadas horas y demasiado trabajo para muy poca gente. La única manera de gestionar estos retos es reconocerlos, entender por qué existen y cómo te afectan, gestionar tu respuesta a ellos y saber cómo reducir su impacto en tu vida.

 

Si conoces algún otro reto que como desarrollador de software nos podemos enfrentar, no dudes en compartirlo o escribirnos 👨‍💻 !!!

Me gusta esto:

Etiquetas: , , , , , ,

DEJA UNA RESPUESTA

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Abrir chat
1
¿Necesitas ayuda?
Hola 👋
¿En qué podemos ayudarte?
A %d blogueros les gusta esto: